lunes, 29 de noviembre de 2010

Eduardo Martín de la Cámara (2).Apuntes sobre su vida

Después de este paseo ancestral, volvamos a nuestro personaje para conocer algo de su vida y escritos.

Eduardo Martín de la Cámara y Martínez nació en Manila (Isla de Luzón de las Filipinas) el año 1873. Obtiene el título de Bachiller en Artes el 22-6-1892 en el Instituto de Manila. Durante el curso 1892-1893 cursa varias asignaturas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Manila (15). Estudia Derecho en la Universidad de Manila en los cursos 1893 a 1896; hacia febrero de 1897 aparece viviendo ya en Madrid en la Calle Fernando VI; se matricula para Septiembre en la Facultad de Derecho de la Universidad Central, terminando las asignaturas restantes en 1898. Aprueba el examen para obtener la Licenciatura en Derecho en esta Universidad el 25 de octubre de 1898 (16).

En busca de seguridad económica, obtiene por oposición empleo en Hacienda, supera las pruebas para Secretarios de Diputaciones Provinciales, e ingresa en el Cuerpo de Contadores Municipales de cuya Comisión Ejecutiva fue Secretario General. Por otra parte se mueve por los círculos culturales y literarios de la Capital, se hace socio del Ateneo (17) y se introduce en el mundillo periodístico, como corresponsal del diario “El Mercantil” de Manila. Esta corresponsalía le permite seguir ejerciendo de periodista, labor ámpliamente llevada a cabo en Manila desde su juventud; un compendio de algunos de sus artículos se publicó en aquella ciudad bajo el titulo de “Calderilla” y con el seudónimo de “Ben Aramac” (18). Al mismo tiempo le servía para mantener contacto con su tierra natal y con los amigos que allí permanecían (19).

En febrero de 1.900 el Ayuntamiento de Alcalá le elige para el cargo de Contador municipal, que desempeña hasta mediados del año 1.925. Fue un entusiasta de su profesión; ya en 1902 publica el libro “Los Contadores de Fondos su historia y organización” con prólogo del Ex Director de Administración Local don Eugenio Silvela.; y todavía en 1925 la Editorial Reus seguía vendiendo sus “Formularios Municipales” y las “Contestaciones para Secretarios Municipales”. Por su prestigio profesional fue comisionado en 1917 como Delegado del Tribunal de Cuentas para investigar importantes descubiertos en la Caja del Ayuntamiento de León.

De su labor en el Ayuntamiento de Alcalá hay que resaltar su actuación como Secretario de la Junta Local constituida para la conmemoración del Tercer Centenario de la publicación del Quijote (20); demostró su capacidad organizadora, fue redactor del Boletín; y sobre todo apadrinó la idea y puso todo su empeño en la formación del Museo Biblioteca Cervantino, proyecto aprobado por la Junta Central del Centenario presidida por el Sr. Maura el 1 de julio de 1904 (21), que, al no encontrar local adecuado (la Sociedad de Condueños comunicó no tener ninguno disponible) ni medios económicos, quedó instalado entonces provisionalmente en el edificio municipal. Años más tarde el escritor y periodista Ceferino R. Avecilla publicó un bello artículo, descriptivo del pobre final de dicho Museo (22).

A los pocos años de su estancia en Alcalá conoce a la que sería su esposa, Elena Martinez Septién y Cobo, quien, si bien vivía con su madre en San Gervasio (Barcelona), estaba por esas fechas transitoriamente en nuestra Ciudad con motivo de la tramitación de la testamentaría de su padre, Juan Martinez Septién y Zabalo, del que su madre llevaba varios años separada.

 Este, natural de Calatayud, fue un destacado funcionario del Ministerio de Ultramar en la isla de Cuba, Administrador principal de Hacienda hasta 1890 y, desde entonces hasta su dimisión en 1894, Administrador de la Aduana de La Habana. Posteriormente se instala en Alcalá, dedicándose a la fabricación de pan, con industria establecida en Los Santos de la Humosa y con tahona en el nº 12 de la calle Talamanca y almacén en la calle del Tinte nº 2. En la misma casa de la calle del Tinte, recién construida por doña Rosa Mata Martín, domicilia el negocio de servicio público de carruajes que tiene a medias con dicha señora. Es en la casa de ésta última, en la Calle Cánovas del Castillo, "donde residía y le cuidaban y asistían", en la que fallece el 24 de abril de 1903.

Elena, como única hija, es la heredera universal, después de los diversos legados hechos por su padre en el testamento formalizado el 24-5-1900.
La belleza de esta heredera y su juventud (había nacido en 1.887, por lo que era 14 años menor que él) debieron impresionar al ya maduro y romántico Eduardo y facilitaron el enamoramiento y posterior matrimonio.
Tuvieron cinco hijas: María, la mayor, estuvo vinculada a la Sección Femenina de Falange de cuya organización fue Delegada Provincial de Madrid en los primeros años de la posguerra, se casó con José  Espinel Morales y falleció en Madrid el 15-1-1980; Elena contrajo matrimonio en 9-11-1931 con José Casado Moreno y murió a los 90 años de edad en Madrid el 3-7-2000; Enriqueta; Carmen, con aficiones poéticas e integrante de la Asociación de Amigos de Bécquer; y por último Marcela que casó con Julio Muñoz Melgoso.


Sepultura familiar de E.M. de la C.
 Tras veinticinco años como Contador de Fondos del Ayuntamuento complutense, a mediados del año 1925 marcha a Oviedo para ejercer la misma función interventora. Enferma a los pocos meses y en la primavera del año siguiente tiene que regresar a Alcalá con la salud muy deteriorada. A pesar de llevar varios años separado de su mujer e hijas, es acogido en el domicilio familar, donde fallece el 28 de mayo de 1926 y es enterrado al día siguiente.




   ============================================
(15) Los sobresalientes en Literatura e Historia indicaban ya sus preferencias personales. Es de notar que en 1903, trabajando ya en Alcalá, cursase, por libre, Lengua y Literatura Latina. AHN, Universidades, 6657, Exp. 2-
 (16) Tuvo problemas para obtener el certificado del título de Licenciado que le urgía pues quería presentarse a una plaza de Oficial del Consejo de Estado, al no haber presentado documento auténtico del título de Bachiller. Por escrito de 29-10-1898 alegó las dificultades para obtenerlo al haber estado Manila sitiada del 1 de mayo al 13 de agosto y estar luego invadida por las tropas USA. -AHN; Universidades, 4397, Exp. 2 -
(17) En la Lista de Señores Socios aparece con el nº 6.938 como Abogado y publicista, domiciliado en la calle Urosas, hoy calle de Luis Vélez de Guevara, en el nº 12
(18) “El Liberal” de 26-2-1897 anunciaba la publicación de esta “preciosa colección de artículos” y su venta al precio de 3,50 pesetas
(19) En setiembre de 1912, como corresponsal de El Mercantil entrega a la Junta Conmemorativa del Centenario de las Cortes de Cádiz los importes de las suscripciones hechas en Filipinas para una lápida en el Oratorio de San Felipe de Cádiz ( El Liberal de 25-7-1912; ABC de 26-7-1912; y El Globo de 30-9-1912)
(20) Crónica del Centenario del Quijote, publicada bajo la dirección de Miguel Sawa y Pablo Becerra -Madrid 1905-, vid. Páginas 281 a 304.
(21)  Boletín de la Junta Local de Alcalá de Henares, nº 1º de 1 de marzo de 1905.
(22) “El Oratorio de Nuestro Señor don Miguel de Cervantes” -La Esfera de 17-7-1920-
   ================================================
   ( Continuará)

2 comentarios:

  1. Escribe mas yo soy uno d sus bisnietos y me gustaria saber mas d su historia

    ResponderEliminar
  2. Rosa Mata Martín y Juan Martínez Septién y Zabalo, eran mis bisabuelos, ya que de esta unión sentimental, además de mercantil, nacieron 6 hijos.Supongo, que el entrecomillado"donde residía y le cuidaban...", tiene que ver con esto.
    Como ella, no se muy bien porqué,no pudo enterrarse con él, compró el terreno justo al lado, y allí reposan sus restos y los de un montón de descendientes.
    Me gustaría ponerme en contacto con Vd., para que me aclarara sus fuentes. mmattom@gobiernodecanarias.org
    Se lo agradecería mucho.
    Un saludo.
    Curi

    ResponderEliminar