martes, 4 de junio de 2013

Camino y Vives: Dos apellidos muy marciales


Casa Calle Nebrija donde vivió el Brigadier Camino
Cuando, en agosto de 1888, el brigadier Teodoro Camino se une a los promotores del Salón Cervantes, acaba de pasar a la reserva, por lo que, libre ya de obligaciones militares, puede participar en la vida social e inquietudes de la ciudad en la que reside; concretamente tenía su domicilio en la casa del número seis de la calle de Nebrija, señalada  hoy con el número 8 (1).
Su último destino, si pasamos por alto la fugaz jefatura de la Brigada de las Provincias Vascongadas, fue el de Gobernador Militar de Melilla. En los pocos meses que estuvo allí su responsabilidad más engorrosa fue la de tener como prisionero al General Manuel Villacampa.

Este General, destacado dentro de la Guardia Civil, entre otras acciones, por su eficaz persecución del bandolerismo andaluz, había sido el principal protagonista de la sublevación republicana de septiembre de 1886, la última de las del siglo XIX. Frente a las vacilaciones y contradicciones de otros conjurados, el día 17, puso en marcha el levantamiento previsto en favor de la República, y a pesar de comprobar el escaso seguimiento de las fuerzas comprometidas en la capital, en cumplimiento de su palabra dada, siguió adelante con la esperanza de lograr el apoyo de las tropas de Alcalá. Pero esto no se pudo hacer realidad; precisamente la intervención de Esteban Azaña, padre de quien sería Presidente de la II República, fue decisiva en la negativa de dichas fuerzas a participar en la sublevación; como señal de reconocimiento, la Regente María Cristina le ofreció el título de Conde de Zulema, que no aceptó, influido especialmente por la opinión de su padre.

El general Villacampa, tras su detención, fue condenado a muerte, pena conmutada luego por la de cadena perpetua, pena que estaba cumpliendo en Melilla en el tiempo que el brigadier Teodoro Camino estuvo de Gobernador Militar de dicha Plaza. La prensa próxima a las posiciones republicanas, en su campaña a favor de un mejor trato a su correligionario, fue a veces dura con el Brigadier. Así El País de 18 de julio de 1887, fecha en la que ya Teodoro Camino había dejado de ser Gobernador de Melilla, criticaba su actuación con estas palabras:

"Cuanto dijéramos aquí para expresar la dureza de tratamientos que con él se ha empleado, sería pálido y ya ineficaz por otra parte. Su guardián, el brigadier Camino, hizo presa en el heroico prisionero, con saña igual á la empleada por Hudsson Love oon el desterrado de Santa Elena. ¡Y ciertamente que ni por su falta, dado que la haya cometido, ni por su edad y su posición social, merece semejante crueldad nuestro infortunado amigo!"

Teodoro Camino y Alcobendas había nacido en Azuqueca de Henares el 26 de marzo de 1826. Perteneciente al arma de Caballería se incorporó a la Guardia Civil al poco tiempo de su fundación. Fue notable su actuación en la campaña de África de 1860. El 4 de febrero en la histórica batalla de la toma del campo atrincherado frente a Tetuan, al frente de sus guardias civiles y a las órdenes del General Prim, luchó tan bravamente que fue ascendido a capitán.

 En la batalla de Wad-Ras, el 24 del mismo mes cargó hasta doce veces, al frente del escuadrón de caballería de la Guardia Civil, contra un enemigo superior en número, por lo que se le concedió allí mismo el empleo de comandante. Pedro Antonio de Alarcón, al narrar la marcha del General Echague con ocho batallones desde el Serrallo a Tetuan, le dedicó un elogioso párrafo (2):

"A las seis estaba todo el mundo en marcha,después de haber almorzado.
Iba de práctico el bizarrísimo comandante de la Guardia Civil,don Teodoro Camino,de quien me atrevo á asegurar que es el oficial nuestro que mas enemigos ha matado por su mano en esta guerra."

Su ascenso a teniente coronel lo obtuvo gracias a su comportamiento, precisamente, frente al General Prim. Éste, el 2 de enero de 1866. había sublevado en Villarejo de Salvanés los Regimientos de Caballería de Calatrava y Bailén. El movimiento no triunfó y Prim tuvo que huir hacia Portugal, aunque con cierta tranquilidad. La insurrección se dio por concluida el día 20, cuando Prim y sus acompañantes entraron en Portugal, después de haber entregado los caballos, armas y equipaje al alcalde de Encinasola. La Real Orden de 27 de enero reconocía estos hechos, al explicitar que premiaba "los distinguidos servicios que prestó en el enfrentamiento tenido con la retaguardia de los sublevados de Bailén y Calatrava, y de la actividad y perseverancia con que los ha perseguido hasta su entrada en Portugal".

El ascenso a Brigadier se le concedió, el 21 de septiembre de 1876, también por méritos distinguidos, contraídos en la campaña de la isla de Cuba

Estuvo casado con Faustina Molina Cubillo y de este matrimonio nacieron siete hijos: Eloy, Pilar, Teodoro, Miguel, María, Inocencia y Dolores. Murió el 13 de febrero de 1889 a los 62 años de edad. Sus tres hijos varones fueron militares en diversas Armas.

De ellos quien logró cierta notoriedad fue Teodoro. Había nacido el 23 de enero de 1858 en Alcalá de Henares, donde residían sus padres pues por entonces su padre era el comandante de puesto de la Guardia Civil de Torrejón. Después de salir de la Academia de Infantería su principal destino fue en Albacete como ayudante de su padre, quien desde 1882 a 1886 estuvo de Gobernador Militar en esa provincia. Allí debió dejar buen recuerdo, al parecer y sobre todo por su comportamiento durante la epidemia de cólera de 1885, ya que el Ayuntamiento de Albacete puso su nombre a una calle de la ciudad. Participó en la campaña de África de 1913 sirviendo en el Regimiento Wad-Ras, donde fue herido. Terminó su vida militar en Guadalajara donde murió el 2 de agosto de 1915.

Por hoy lo dejo. Para una próxima entrada queda el dar alguna noticia de su yerno Pedro Vives y de la unión de los dos apellidos.

=====================================================

(1).- Esta casa la compró su mujer Faustina Molina y Cubillo a Don Juan Palero y Harmunguía el 18 de octubre de 1887, ante el notario Gregorio Azaña.

(2).- Capitulo LIX de "Diario de un testigo de la Guerra de África"- Gaspar y Roig Editores, Madrid, página 270.


4 comentarios:

  1. Me ha gustado tu articulo, Helio; me aporta datos que no conocía. Aunque estoy seguro de que lo sabes, Teodoro Camino desembarcó en Marruecos, formando parte del primer destacamento de la Guardia Civil integrado por 75 guardias de Infantería y 78 de Caballería, cuya misión era dar escolta personal a los jefes de las grandes unidades, incluido el propio O'Donnell.
    A pesar de no estar destinados a combatir directamente, las vicisitudes de la campaña les obligaron a hacerlo; por la exhaustiva sucesión de cargas que mencionas recibió el sobrenombre de "El león de O'Donnell".
    Espero con interés la continuación del artículo.
    José Félix

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho leer sobre mi antepasado mi abuelo era hijo de Teodoro Camino, se llamaba Valerio
    Camino, y mi padre es Teodoro Camino es militar retirado pero vive se estas interesado en algún dato solo tienes que mandarme un correo

    ResponderEliminar
  3. Hace mucho del ultimo comentario, Teodoro camino tambien es mi antepasado, mi abuelo era hijo de Teodoro Camino Molina, Miguel Camino

    ResponderEliminar
  4. Hola Salva, mi nombre es Esperanza Camino, también he llegado aquí localizando mis antepasados, mi padre se llama Manuela Camino, me encantaría saber si habéis localizado mas información sobre ellos, muchas gracias. Un saludo

    ResponderEliminar